La cirugía de implantes mamarios en ocasiones es subestimada, lo que lleva a errores técnicos por mal diagnóstico o mala selección del implante requerido. En nuestra práctica cotidiana atendemos pacientes con resultados no deseados que afecta de forma importante su autoestima.

Los problemas más frecuentes tienen que ver con mala colocación de los implantes, ya demasiado altos, bajos, laterales o mediales (en estos últimos ambos implantes se unen en la línea media), o bien con mala selección del plano o mal manejo de problemas como senos caídos o más graves como pérdida del pezón.